t

“Planeación Preliminar”

“Planeación Preliminar”

(Extraído del artículo “Implementando la enseñanza por proyectos: Guía para maestros interesados en propiciar experiencias significativas que extienden el aprendizaje más allá del salón de clase”)

 

por Yvonne Kogan

 

El primer paso que tiene que dar el profesor es seleccionar el tema de estudio. Los temas son seleccionados por el profesor o puede ser también por el profesor en conjunto con sus alumnos.

Antes de seleccionar un tema, el profesor debe tomar en cuenta las siguientes preguntas:

 

¿Tiene el tema, valor para el aprendizaje de los niños?

• ¿Forma este tema, parte de la experiencia de la mayoría de los alumnos del salón?

• ¿Brindará este tema, oportunidades para que los estudiantes apliquen habilidades descritas en la currícula?

• ¿Serán los niños capaces de llevar a cabo una investigación directa y de primera mano al realizar visitas de campo y al invitar a expertos a su salón?

• ¿Podrán los niños, representar su comprensión y conocimientos de diversas maneras?

• ¿Serán capaces los niños de tomar la iniciativa para proseguir con la  investigación?

 

En la fase de planeación preliminar, el profesor reflexiona acerca de sus experiencias, ideas y conocimiento en torno al tema. Hace una tormenta de ideas con las palabras vinculadas a este, las agrupa en categorías y las representa, elaborando un mapa conceptual. A lo largo del proyecto, este mapa guiará al profesor y le permitirá ver oportunidades para investigar distintos aspectos del tema.

 

 

 

Mapa conceptual del tema de los huesos

 

Fase 1

El profesor presenta el tema ante la clase y planea cómo despertar el interés de los niños por el mismo. En ocasiones, el profesor pudiera optar por introducir un tema invitando a los niños a interactuar con ciertos materiales. Otras veces pudiera optar por contar una historia de su propia experiencia relacionada con el tema. Por ejemplo, si los niños van a estudiar las rocas, el profesor puede presentar a los niños diferentes rocas y piedras para que ellos las toquen y las observen.

 

 

Un incentivo del profesor para despertar la curiosidad sobre el tema.

 

También pudiera traer una imagen y contarles una historia personal acerca de la colosal roca que vio una vez cuando hacía una caminata. Si un tema se presenta de forma exitosa, normalmente desencadena discusiones, y los niños comienzan a compartir sus propias experiencias, ideas y conocimientos sobre el tema en cuestión. Entonces el profesor anima a los estudiantes a hablar de sus experiencias y de sus recuerdos. Los niños pueden contar sus historias de diversas maneras, algunas de las cuales pueden ser la representación dramática, el dibujo, una redacción o un modelo. Las representaciones en la Fase 1 no son muy detalladas, pero ofrecen información valiosa acerca de las impresiones de los niños y las hipótesis que hacen respecto a cómo son y cómo funcionan las cosas. Los profesores pueden usar estas representaciones para reunir y analizar información que será de utilidad al planear las experiencias posteriores.

 

 

La luz se fue en mi casa y mi mamá encendió muchas velas.

Dibujo de una niña de 5 años para representar una historia personal en un proyecto sobre las velas.

 

Durante esta fase, el profesor ayuda a los niños a formular preguntas acerca de lo que les interesaría investigar. Este proceso se mantiene por varios días y permite al profesor y a los niños enfocar su atención en lo que van a investigar.

 

Preguntas acerca de las mariposas:
  • ¿Cómo las mariposas se vuelven mariposas?
  • ¿Tienen huesos las mariposas?
  • ¿Las mariposas duermen?
  • ¿Dónde viven las mariposas?
  • ¿Qué comen las mariposas?
  • ¿Tienen familia las mariposas?

 

 

 

 

 

 

 

 

Preguntas de un niño de cuatro años en torno al estudio de las mariposas.

 

Se envía una carta a los padres, a la casa, para informarles sobre el estudio e invitarlos a hablar con sus hijos respecto al tema, así como para indagar si alguien entre ellos puede ofrecerles un conocimiento especializado. La primera fase de un proyecto suele durar de una semana a semana y media.

 

 

 

 

Fase 2

Durante esta fase del proyecto, el profesor ayuda a los niños a encontrar respuestas a las preguntas que ellos formularon previamente y a profundizar en su conocimiento y comprensión del tema de estudio. Muy pronto en esta fase, el profesor brinda oportunidades para que los niños realicen trabajo de campo y hablen con expertos. Durante las visitas de campo los niños hacen investigación de primera mano, lo que les permite alcanzar una mejor comprensión de la información adquirida en contextos de la vida real. Ellos pueden ver lugares de interés, observar procesos y personas trabajando, así como los utensilios, herramientas y equipos que se requieren para realizar las distintas labores. Su participación es activa durante las visitas de campo porque observan, toman notas, registran datos, reúnen ejemplares, hacen preguntas y realizan otras actividades que les permiten acopiar información valiosa para llevarla al salón de clase.

 

Los profesores y los padres que cooperan voluntariamente documentan estas experiencias tomando fotos y notas, lo que permite a los niños revivir la experiencia que tuvieron en lugar visitado.

 

 

Tomando notas durante un trabajo de campo en el mercado local.

 

 

Los niños de tres años visitan un taller automotor.

 

Hablando con un experto en relojes.

 

Al regresar de una visita de campo resulta útil promover una discusión y registrar los recuerdos que los niños tienen de esa experiencia. Cuando se hace esto, el profesor puede evaluar el interés de sus estudiantes.

 

El profesor también acopia objetos relacionados con el trabajo, libros, fotografías o artefactos para que los niños los estudien en el salón de clase. (Katz & Chard, 2000).

 

 

La profesora lee un libro sobre los hábitos de vida de los pájaros.

 

 

Observando un nido de pájaro enviado a la clase por un padre.

 

A medida que el estudio progresa, normalmente la clase se divide en varios subgrupos de alumnos que comparten el interés en diversos aspectos del tema de estudio. Por ejemplo, en un estudio de los pájaros, un grupo de niños pudiera sentir curiosidad por las distintas especies, mientras que otro grupo pudiera querer aprender sobre la anatomía de los pájaros.

En esta fase del proyecto, los niños trabajan en colaboración o de forma independiente para presentar sus hallazgos y sus nuevos conocimientos. El profesor los ayuda a pensar la forma en que mejor pueden expresar su comprensión de lo estudiado. Las representaciones varían considerablemente en cuanto a complejidad de acuerdo con la edad de los niños y la experiencia que tengan en el uso de estrategias de representación y de distintos materiales. Las representaciones que se presentan durante esta fase son mucho más detallados, cuidadosos y elaborados que los de la fase 1. Frecuentemente lo niños trabajan en un solo producto durante muchas sesiones en el transcurso de varios días o semanas.

 

 

Un grupo de niños de 5 años consulta a la profesora sobre sus planes de construir un elevador y los materiales que necesitan para ello.

 

 

Un niño de tres años trabaja de forma individual en un dibujo por observación de las hojas que acopio durante una visita de campo.

 

 

Dos niños de cinco años colaboran en el trabajo de representar en un mapa las cosas que vieron al caminar alrededor de la manzana.

 

Existe una amplia variedad de posibilidades para que los niños expresen su comprensión, las cuales incluyen dibujos, pinturas, modelos, construcciones, mapas, pósteres, textos de diferentes géneros y representados en diversas formas, diagramas, líneas del tiempo, gráficas, juegos de mesa y dramatizaciones, entre otras.

 

 

Modelo de un caballo hecho por un niño de cuatro años.

 

 

 

Dibujo de un gallo hecho por un niño de cinco años.

 

 

Un grupo de niños de tres años representa mediante la dramatización, su comprensión de cómo funciona un auto.

 

Las habilidades de lectoescritura y matemáticas aprendidas a través de la instrucción sistemática pueden ser incorporadas en el contexto de un proyecto, y los niños pueden incluirlas en sus representaciones.

 

 

Dos alumnos de 6 años hacen un póster para anunciar la venta de un producto.

 

 

Alumnos de cuatro años cuentan las partes del cuerpo de una abeja.

 

 

El ciclo vital de una abeja en una línea del tiempo realizada por un niño de cuatro años.

 

Fase 3

El principal objetivo de la fase 3 es llevar el proyecto a su conclusión. Los profesores y los alumnos pueden revisar el mapa conceptual del tema, que desarrollaron en la etapa de planeación preliminar y las preguntas formuladas durante la Fase 1, así como las que han surgido a lo largo del resto de proyecto. Pueden analizar cuáles de sus preguntas tienen respuestas y cuáles no. Si los niños han abordado la mayoría de las preguntas que habían formulado, pudiera ser hora de concluir la investigación del tema en cuestión.

Junto con su profesor, los niños planean una actividad de conclusión, a fin de dar a conocer su aprendizaje. Los eventos de conclusión pueden ser muy variados y tener distintos grados de formalidad. Los niños pueden compartir la historia del proyecto con sus compañeros, invitándolos a ver la documentación o pueden preparar una exposición para compartir con sus padres su trabajo. Pueden hacer una película con guion o compartir su aprendizaje con la comunidad por medio de parodias y canciones. Asimismo, pueden reproducir un lugar y explicar cómo funciona; ése sería el caso de un restaurante real, donde se ponen las mesas, se toman las órdenes, se prepara y se sirve comida y se paga las cuenta.

 

 

Dispensando y sirviendo la comida

 

 

Trabajando en la caja del restaurante

 

 

Un pequeño, compartiendo su trabajo con su madre durante la exhibición de un proyecto de bicicletas.

 

En las conclusiones de un proyecto, es útil para los niños y para el profesor el poner de manifiesto las habilidades, técnicas, estrategias, disposiciones y procedimientos de exploración que han empleado los niños durante el trabajo en el proyecto.

Es de importancia vital que los profesores documenten la historia del proyecto de manera tal, que lo aprendido se haga visible para todos. Esa documentación sirve también con la finalidad de quedar como un recuerdo colectivo para todos los que participaron en el proyecto y para aquellos que quieran aprender de él. Al profesor le resulta de ayuda el conservar unos cuantos trabajos en fólderes personales de los niños y enviarlos a casa al final del proyecto.